lunes, 1 de junio de 2020

Cerasus

Si te habré pensado hoy... Definitivamente este día fue dedicado a vos.

Como uno de mis planes de franco, estaba el ver anime: Sakura Clear Card, pero antes se me dio por recordar escenas de Sakura Card Captor que me tenían enamorada en mi infancia. Para qué...

Después de ver una escena en la que Eriol besa la mano de Sakura, de golpe tu nombre retumbó en mi cabeza, y todavía me pregunto, ¿por qué vos?

Decidí continuar con la nueva versión, pero fue peor. Durante el capítulo que estaba mirando,  Sakura y sus amigas se juntaban a comer bento bajo los árboles de cerezos. Y de nuevo apareciste.

Cuando me pregunté por qué, lo entendí en ese momento. Recordé cuando nuestro grupo de amigos planeó pasar una tarde en la plaza a tomar sol y mates, pasar la tarde, reírnos, disfrutar. ¿Te acordás? No pasó tanto, pero éramos muy diferentes en ese entonces. No contábamos con grandes responsabilidades, no teníamos trabajo y le restábamos importancia a nuestros estudios. Éramos dos jóvenes a los que le acababan de romper el corazón, pero que pudieron encontrar consuelo en el otro. Durante esa tarde, estando sentados sobre una manta y merendando, recuerdo que M nos dijo de ir a su casa más tarde, para prácticamente pasar la noche, comer, tomar cerveza, ver una película o jugar. Yo dudé por un momento, no recuerdo bien por qué, pero cuando te miré, me estabas viendo también. Me miraste a los ojos, pidiéndome que vaya. Y creo que hasta con tus labios me rogaste un "vení". No hizo falta que hablaras en voz alta para que entienda. Fue una conexión que comprendí y sentí en seguida, así que acepté.

De toda esa salida, es lo que más recuerdo: tu mirada. Porque me estabas hablando con tus ojos, y lo hermoso de eso era que no se sabía. Nuestro cariño en ese entonces era un secreto.

Empecé a llorar, porque sentí la nostalgia y lo hermoso de ese recuerdo. Cómo algo tan simple se vuelve mágico y atesorado en el corazón, ¿no? Pero mis lágrimas eran de tristeza, porque no creo ser capaz de volver a sentir nunca más algo similar. Porque la magia de un amor secreto es eso justamente, magia. Y algo tan hermoso que me es muy difícil describir.

Más tarde, durante la tarde, me pregunté si aún me tenías bloqueada en WhatsApp. Y para mí sorpresa, no. Entré a mi privacidad, contactos bloqueados, y por primera vez en muchos meses pude ver tu foto. Vos, sentado, hermoso como siempre, con tú Sakura en brazos. Ahí sí, me emocioné. Es tan chiquitita, tan bella como vos. Ni siquiera sé si al final le dejaste ese nombre. Espero que sí, porque de verdad le queda. Y la mirás con un amor tan grande... con esos ojos que alguna vez también me vieron a mí. Entonces entendí también que durante esa tarde al sol, sin querer, me estaba enamorando de vos. Pero hoy por hoy, a pesar de todo, espero que estés muy feliz. Yo no te voy a desbloquear, prefiero mantener esto así. Espero que sepas en algún rincón de tu corazón que hay alguien que te quiso muchísimo, y que a pesar de que pasen años y años, aún te recuerda con un nudo en la garganta, pero con una luz inmensa en el alma.


Gracias por tanto.

jueves, 26 de septiembre de 2019

Jóvenes, ilusos, enamorados.


Es mejor haber amado y perdido que nunca haber amado, dicen. Sé lo que es. Sé que muchos lo sintieron. No todos, pero vos sabés lo que es.
  • Esa llama en tu pecho que se enciende cada vez que l@ ves;
  • cuando te manda un mensaje;
  • cuando te sonríe;
  • cuando te toca.
  • Esa mirada que dice “para siempre” sin abrir la boca.
  • Esa paz inquebrantable que te transmite estar con esa persona.
  • Esa felicidad infinita que parece que no se va a ir nunca, donde ya no te preocupa el futuro porque estando a su lado ya no necesitas más.

Podría seguir, por supuesto, pero no quiero. Porque hoy esos detalles pequeños pero fuertes me entristecen. Porque ya pasaron años, ya no somos unos niños. Crecimos, maduramos, empezamos a aspirar otras cosas. ¿Pero sabés qué? Yo no me olvidé. Nunca me permití olvidarme de todo eso. Porque después de tanto tiempo te seguí amando. Aunque me haya quebrado en mil pedazos, aunque me hayas roto el corazón más de una vez, aunque ya no sonría cuando te leo, mi amor siempre fue más fuerte. Pero sé que el tuyo no. Sé que tu corazón olvidó, sé que te permitiste disolver todos esos recuerdos y sé que hoy en día todo tu futuro no me incluye. Y está bien. La vida a veces nos pone en diferentes caminos, nos cambia, nos hace crecer y a aspirar a otras cosas. Nos hace ver que la vida no depende siempre de amar… tristemente es así. Y que no todo se soluciona con el corazón, sino también con la cabeza. Es parte de crecer.

Hoy solo me queda enterrar mi cofre del tesoro más preciado con todo eso que fuimos y que va a quedar para siempre en mi corazón. Nunca voy a olvidar lo feliz y lo infeliz que fui con vos, y no me voy a arrepentir nunca de haberte dado todo, y todo lo que me quedó para darte. Hoy lo guardo con cariño, nostalgia y con la esperanza de que algún día eso que entierro florezca.

Felices 8 años.

lunes, 10 de junio de 2013

Desilusión


No sé cuál sea en realidad el peor sentimiento de este mundo, pero sí se uno que duele mucho: aquel que sentís cuando todo lo que construiste se derrumba sobre vos; aquel que te hace pensar y soñar algo hermoso y termina siendo de otra manera totalmente diferente; aquel que te hace creer que todo va a estar bien cuando chocas contra el suelo de la realidad y ves que no es así; aquel que sentís cuando vos harías cualquier cosa por esa persona y notas que esa persona no; aquel que sentís cuando te das cuenta de que esperás cosas de alguien que nunca las haría por vos; aquel que está cuando te la pasas pensando, hablándole y preocupándote por él y en cambio a esa persona no se le mueve ni siquiera un músculo; aquel que en el momento de llegar al final, vos te desmoronás, te hundís, te destrozás, y esa persona no lo hace. Y es más, ni siquiera le importa perderte porque sino luchó por vos antes, no lo piensa hacer después. Las segundas oportunidades a veces no sirven de nada, porque las personas no cambian. Lo que cambian son los hechos, las circunstancias, los momentos, el tiempo.
"Por siempre" es mucho, mucho tiempo. Y el tiempo puede cambiar las cosas.

Quizás hay muchas otras maneras de sentirlo, pero solo tiene un nombre. Y este texto lo lleva de título.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Friendship


La palabra “amigo” es una entre tantas que se está desvalorizando últimamente. ¿A qué llamamos ‘amigo realmente? ¿A alguien con quien me veo seguido? ¿Alguien con quien suelo conversar de muchas cosas? ¿Aquella persona que veo todos los días y río con ella? O más bien… ¿Confío en esa persona? ¿Sabe las cosas que me pasan, y yo las que le pasan? ¿Está conmigo en las buenas, y en las malas también?

Yo me baso en muchas preguntas para definir quienes son realmente mis amigos. Las últimas son algunas de ellas. No puedo llamar amigo a alguien que sólo ríe conmigo pero cuando lloro no está presente. Tampoco a quien viéndome mal no me pregunta qué me sucede, o no me dice que si lo necesito lo puedo llamar cuando quisiera. Esas personas no son amigos. No buscan ayudarte, no buscan interés en lo que te pasa, no te escuchan si necesitas hablar con alguien. ¿Amigos? ¿De verdad? Hay quienes podrían pasarte por encima si les fuera necesario para salir beneficiados ellos. Un amigo de verdad arriesgaría lo que sea para verte bien a vos y no bien a él mismo.  Te pone en primer lugar, él en segundo. Te escucha cuando estás mal. Nota que estás extraño y se muere por saber por qué. Sabe que si estás desconectado de las redes sociales algo te sucede,  o estás muy ocupado y cansado. Que cuando vos no lo llamas, te llama él para saber si está todo bien, si tu vida está bien.
Simples ejemplos para determinar quiénes son tus amigos realmente. No llamemos ‘amigo’ a alguien que acabamos de conocer. La confianza se gana con tiempo, y la amistad es el paso siguiente. Nunca podríamos dudar de un amigo. Además no podemos tener más de cinco. No se cuentan con los dedos de dos manos, sino de una. Y es triste, quizás, pero lo que es mejor es que los tienes.


Valora lo que tienes y no lo dejes ir.


martes, 22 de mayo de 2012

Cielo gris


Es difícil de explicar… Puedo estar peor, sí, pero este dolor es intenso. Esto que siento es amplio. Hoy la vida me lleva la contra, hoy el partido se puso serio y con poca posibilidad de ganar. Siempre fui fuerte, siempre soporté todo lo malo.  Aunque me afectase, prefería no reconocerlo. Es más fácil negar nuestros problemas, nuestras tristezas, que afrontarlas.  Pero es peor, todo eso se acumula tanto tiempo, que un día explotás. Explotás y hasta me atrevo a decir que temo perder la razón.
Durante mi vida hice locuras, de las que estoy arrepentida. Son locuras absurdas, “impulsos de idiotez”, como diría Cosmo. Pero estos sí que son idiotas. Lo tengo merecido por guardar esto tanto tiempo, pero después de mucho, me empiezo a dar cuenta de que mi salvación está ahí. Siempre estuvo presente. Siempre pude salir adelante, pero no lo supe ver.
Hoy me preocupo por mí. Los demás siempre me decían que me preocupaba más por los demás que por mí misma. Hoy no. Ya me cansé de ser siempre el hombro de los demás. Hoy reclamo mi gran hombro, porque realmente lo necesito, y más que nunca. No es fácil esta etapa, y más que cayó desprevenida. Yo no estaba preparada para esto, pero la vida es así, te tira cualquier carta. No le importa si sea buena o mala.
Pero hoy pienso en mi futuro, en mi bien estar. Porque este sentimiento tiene sus consecuencias. Afecta todo de mí y todo lo que haga. No me deja vivir bien. Y no me quiero dejar morir, no voy a hacer de zombie, de la muerta viviente. NO QUIERO DEJARME DERROTAR. Pero cuesta, cuesta y mucho.
A todo esto que me pasa, me encantaría decirles que si sienten que tienen algún problema, exprésenlo como sea. Sáquense eso de adentro, que hace mucho bien. Porque si hacen lo contrario, las consecuencias serán peores y muy dolorosas. Se te hace una gran nube en la mente, y no te deja pensar, y cuesta más buscarle una salida.