sábado, 8 de agosto de 2009

. . .



¿Qué no daría por volver el tiempo a esos momentos?